Bfoto | Festival BFOTO 2014
Resumen de BFOTO 2016, la tercera edición del Festival de Fotografía Emergente en Barbastro
Festival, Barbastro, foto, fotografía, Barbastro-FOTO, emergente, contemporánea, Somontano, Taller, Exposiciones, AFIB, Barbastro-OPEN, talleres, David Jiménez, Jordi V. Pou, Julio Alvarez Sotos, emergentes, BFOTO, photo, photographie
18031
page,page-id-18031,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

EDICIÓN 2014

BARBASTRO-OPEN

BFoto2014_cartel_r

El tiempo discurre inexorable y de forma súbita aparece el otoño. En esta época AFIB, la Asociación Fotográfica de Barbastro, organiza un Festival cuyo calificativo no está muy claro. Podría ser contemporáneo, emergente, diferente o insurgente. Una experiencia que nace en un panorama afectado por la crisis, donde un evento de estas características, sin apenas presupuesto y artistas emergentes podría estimular el horizonte cultural de nuestra región.

En este contexto, se muestran una serie de colecciones de autores consagrados como Pedro Avellaned, con sus retratos más allá de la piel, o Jonás Revilla, que reflexiona sobre la fugacidad y cambiante naturaleza de la vida. Por otra parte, autores noveles como Ramón Sánchez, Vicente Mascuñano y Toño Sánchez, nos muestran proyectos frescos y representativos del panorama actual.

Antón Castro, con su intervención “Autorretrato de mujer”, realiza un recorrido a través de algunas mujeres que han cultivado este género a lo largo de su carrera y que incluso han convertido a sí mismas en el material central de sus obras

En el apartado formativo, contamos con la presencia de Pedro Avellaned, que como complemento a su exposición, dirigirá un taller sobre “el retrato”. Este fotógrafo, desde su experiencia personal, planteará interrogantes que aparecen en la realización de un proyecto personal de fotografía.

Barbastro-Open es el contrapunto, una muestra fotográfica sin guión, participativa, y libre, donde los espacios de la ciudad se prestan a la obra de artistas consolidados o emergentes, convirtiendo los espacios públicos en un lugar donde la imagen será protagonista.

El no-concurso de selfies será la cara atrevida del Festival. No hay límites a la participación, siendo el único objetivo lograr una experiencia fotográfica colectiva que involucre al mayor número posible de personas y demostrar hasta dónde ha llegado la cotidianidad de la imagen fotográfica.

Sería un honor para este festival en ciernes ser objeto de crítica o suspicacia: “Ya somos algo”. En cualquier caso, habría que explicar que en esta organización no hay director de festival, ni técnicos de cultura, ni siquiera comisario de exposiciones… Solo unos obsesivos amantes de la fotografía que se desviven por traer a este rincón apartado un poco de lo que nos gusta disfrutar.

Y para terminar, habría que decir que probablemente ésta no sea una muestra representativa, pero tampoco se pretende. Por eso, el cine y la música en directo complementan este festival y colaboran para que todo sea una fiesta.

X